Peticion del grupo «SOVEST» a la organización
«AMNESTY INTERNATIONAL»
pidiendo otorgar el estatuto de prisioniero político a Mikail Khodorkovsky
26.06.2006

(Version corta sin los apuntes anexos)

 

A los miembros del Comité Ejecutivo Internacional de Amnesty International
A Mrs. Irene Khan, Secretaria General

 

Señoras y Señores:

Esta carta está siendo escrita cuando Amnesty International celebra su cuadragesimoquinto aniversario. A lo largo de casi 50 años le ha sido posible realizar con éxito su misión; esto es, defender la libertad de palabra y opinión, así como a los prisioneros políticos y de conciencia. Luchar para los derechos humanos más elementales ha sido el mayor objetivo de vuestra poderosa e influyente organización. De ninguna manera la defensa de los prisioneros políticos podría ser removida de su posición prioritaria en vuestra agenda. Hay muchas otras organizaciones humanitarias, de caridad y de defensa de los derechos humanos en el mundo, pero Amnesty International permanece siendo la que más ayuda brinda a los prisioneros políticos.

La campaña de Amnesty International, que se desarrollara en Rusia en 2002 bajo el lema “Justicia para todo el Mundo”, fue altamente valorada. La historia de los tres años pasados, sin embargo, ha mostrado que la Justicia en Rusia no es, de ninguna manera, para todo el mundo. Hay una categoría particular de ciudadanos que reciben una justicia “excepcional” y especialmente confeccionada a medida. Entre ellos se cuentan los empleados, ejecutivos y junto con ellos los accionistas de la desfavorecida empresa petrolera Yukos.

Las razones detrás de la persecución legal esta gente es exclusivamente política: virtualmente todos aquellos que están familiarizados con el llamado caso Yukos están al menos en una de estas situaciones: observadores del Oeste, representantes de PACE y antiguos prisioneros políticos soviéticos, que conocen muy bien, a través de su propia experiencia, de qué manera los disidentes políticos pueden ser tratados como criminales, acusados de crímenes económicos. Y la única organización en la cual todos quienes guardan silencio y tiene dudas acerca del caso y rechaza dar a Michael Khodorovsky el status de prisionero político es Amnesty International, en oposición a sus propios estándares y definiciones.

En nuestra carta anterior nosotros les hemos explicado los manejos políticos subterráneos en el caso Yukos. Acontecimientos recientes han servicio solamente para subrayar la campaña política a medida contra el ex titular de Yukos y sus colegas.

El juicio contra Michael Khodorkovsky y Platon Lebedev ha llegado ahora a su fin. Ambos han recibido sentencias de ocho años tras las rejas. Si bien los abogados de la defensa actuaron con libertad en la Corte, el veredicto fue una virtual réplica del discurso de la acusación, con todo su camino bajo los mismos errores. Esto significa que en la práctica los acusados fueron privados de su derecho a la defensa, con lo que su presencia en el juicio fue meramente decorativa.

Otra postura detrás del veredicto fue el hecho de que las leyes criminales bajo las cuales los acusados fueron objeto de cargos simplemente no existían al momento de las actividades en cuestión.
Este hecho se enfrenta a la ley, tanto rusa como internacional.

Michael Khodorkovsky y Platon Lebedev, hay que decirlo, no sólo fueron privados del derecho a una defensa, sino que fueron también sentenciados por delitos inexistentes.
Es extremadamente importante entender que los jueces mismos fueron forzados a violar la ley con el motivo de obedecer a sus jefes políticos y condenar en consecuencia a los directivos de la compañía,  por extensión y de la misma manera, a sus empleados.

La vista judicial de la apelación, además, fue llevada a una velocidad sin antecedentes –450 volúmenes del caso Khodorkovsky, 6500 protocolos de la Corte de Meshansky y 700 páginas de la apelación de la defensa fueron leídas y consideradas por la Corte de Moscú en apenas un día –con el exclusivo propósito de privar a Khodorkovsy de su derecho a presentarse como candidato a la elección legislativa en la Duma. Si él hubiera sido electo, no sólo tendría garantizada su inmunidad, sino que podría haber tenido una plataforma política- el temor principal de las autoridades.

La elección del lugar de detención a una distancia muy grande de Moscú para Khodorkovsky y Lebedev es un hecho que se agita con más fuerza ante la ley rusa, que especifica que los prisioneros deberían cumplir su sentencia estrictamente en el área del territorio de la Federación Rusa en laque hayan sido sentenciados o se domicilien.
De hecho, estos dos hombres tenían sus domicilio y fueron sentenciados en Moscú, pero por razones que se desconocen fueron enviados a cumplir su sentencias, uno (Lebedev) en un lugar cercano al Círculo Artico,y el otro (Khodorkovsky) a 6000 kilómetros de su hogar.
Debería ser comprendido a partir de esto que otras partes fueron también penalizadas, por ejemplo, las familias de los condenados, incluyendo sus padres de avanzada edad y niños inocentes.

El único motivo detrás de la elección de tales sitios distantes fue la creación de un vacío de noticias acerca de estos dos hombres, un vacío que debería ser usado para presionarlos, sin que haya para impedir esto ninguna presión desde el exterior. Esto es lo que está sucediendo actualmente. Michael Khodorkovsky ha sufrido confinamientos en soledad durante varias veces, sin ningún motivo, por haber quebrado reglas especialmente inventadas para este caso. Se han lanzado diversos nieles de provocación contra él, incluyendo ataques contra su salud psíquica.
En un colmo final, las autoridades han cerrado la Fundación Rusia Abierta, de Khodorkovsky, una entidad cuyos objetivos son el desarrollo de la educación, la defensa de la libertad de prensa y los derechos humanos.

Damas y caballeros, ¿no muestra vuestra considerable experiencia que lo sucedido en este caso es algo suficiente como para llevar a cabo una campaña contra los crímenes económicos?
Hacer cumplir la ley es una cosa; hacer un uso selectivo de ella y quebrar muchas otras leyes durante el proceso, es bastante otra.
La cruel presión, sin precedentes, ejercida sobre Michael Khodorkovsky también después del veredicto, en su lugar de cautiverio, preuba que el ánimo existente no es dar el castigo a un criminal, sino quebrar el espíritu de un individuo al cual las autoridades continuan viendo como un adversario poderoso.

Dado el casi total control de las autoridades sobre los medios de comunicación y la dispersión de las organizaciones sociales, la responsabilidad para la reivindicación de los derechos de los prisioneros políticos en Rusia debe recaer sobre la comunidad itnernacional. El olvido acerca de ellos significa condenarlos a una tortura adicional e incluso la muerte.
Nosotros estamos absolutamente convencidos de que la mayoría de estos sufrimientos inmerecidos por parte de estos prisioneros podría ser evitada donde la comunidad internacional, en lugar de cerrar sus ojos ante los hechos mencionados, pusiera el foco en ellos llamándolos pro su propio nombre; esto es, persecución política.

Estamos también absolutamente convencidos de que las crueldades y la injusticia mencionadas continuarán, a menos que la comunidad internacional, encabezada por Amnesty International, tome una clara posición de principios en este caso, como es su deber.

Por lo mencionado es que insistimos en solicitar de vosotros la aceptación, sin que haya duda alguna, de que Michael Khodorkovsky es un prisionero político.

  • Efectuar una pronta acción para ayudar a que Mikhail Khodorkovsky y Platon Lebedev sean regresados al área de Moscú, como es su derecho según la ley de la Federación Rusa, dado que sus vidas, en los lugares tan distantes mencionados, pueden estar en peligro.
  • Pedir un nuevo y equitativo juicio, con excarcelación bajo fianza durante el período del juicio, y
  • Pedir procedimientos legales nuevos, objetivos y justos en todas las acciones legales relacionadas con Yukos.
  • En la firme esperanza de vuestra comprensión y soporte

    Vuestros sinceramente

     

    Grupo Sovest

     

     

     

    Fieme y envíe por correo la carta de apoyo

    Home